La forma más eficaz de traducir una página web o e-commerce

Es bien sabido que hoy en día la presencia en la red es un elemento clave para el desarrollo de nuestra empresa. Y es que independientemente de si nos referimos a empresas grandes o pequeñas del sector que sea, no estar en Internet significa no existir.

En la actualidad todo tipo de empresas han logrado encontrar su espacio en este mundo digital mediante algunos de los recursos que nos ofrece la red: ya sea con la creación de una página web o con el uso de perfiles en las distintas redes sociales. Es más, muchas empresas no se han conformado con hacerse visibles, sino que han querido llegar a un público más amplio traduciendo sus webs a diversos idiomas. Pero sea cual sea la empresa o la fórmula escogida para hacerse presente en la red el dicho popular “más vale buen callar que mal hablar” debería prevalecer siempre.

Nuestra página web es nuestra puerta a un mundo lleno de oportunidades y de usuarios en busca de un producto que nosotros les podemos ofrecer, pero al mismo tiempo debemos recordar que es también nuestra carta de presentación. Por este motivo es importante cuidar hasta el más mínimo detalle si queremos persuadir a los que podrían ser nuestros futuros clientes. Comunicarnos en su idioma es una de las bases para conseguir llegar a esos usuarios y crear un vínculo de confianza y de calidad.

La traducción como necesidad de comunicación

Muchas veces se cae en el error de pensar que traducir nuestra página web es un extra, un complemento no siempre necesario y, por tanto, no se le da la importancia que merece. En consecuencia, se recurre a métodos no profesionales que conllevan resultados poco satisfactorios y debilitan la imagen de la empresa, cuando realizar una traducción de calidad nos ofrecería un sinfín de posibilidades.

La traducción automática es poco fiable

Es sorprendente comprobar el alto número de páginas web que han sido traducidas mediante herramientas de traducción automática, soluciones que no están lo suficientemente evolucionadas para ofrecer una traducción de calidad.

Conocer un idioma no nos hace traductores

Otro de los métodos de traducción es encargar el trabajo a un empleado conocedor del idioma, pero también en este caso nos olvidamos de que para realizar una traducción de forma adecuada es necesario contar con un equipo de traductores profesionales especializados en el sector y área de la empresa, así como con experiencia en la últimas herramientas de tecnología lingüística.  Y es que lo que en un principio se puede percibir como un desembolso, a la larga se puede convertir en una gran inversión, una puerta para la internacionalización de nuestro producto y una vía de captación de clientes de cualquier parte del planeta.
 

Nuestra empresa necesita de otra empresa

Por ello siempre sugerimos que quien realice este trabajo esté familiarizado con la traducción de sitios web, así como con el mantenimiento y actualización de sus contenidos, porque no estamos hablando de una herramienta creada para mantenerse inerte. Una página web que comunica la vitalidad y la evolución de una empresa logra reforzar el vínculo con los clientes consolidados y además favorece el contacto con nuevos usuarios.

Hoy en día,  una web bien traducida está al alcance de todos

Lo que realmente importa es comunicar correctamente y hacerlo con convicción y propiedad,  con el firme objetivo de aumentar la presencia internacional de nuestra empresa.