Genie Talk, la app oficial de traducción para los Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos de invierno están a punto de empezar y, aunque son más pequeños que los de verano, la traducción y la eliminación de barreras lingüísticas son unas de las principales preocupaciones para todas las partes implicadas en la organización.  Uno de los ejemplos que afirma la anterior hipótesis son los más de 2000 voluntarios con habilidades lingüísticas que ejercerán como traductores, entre los participantes de las Olimpiadas.

Todas las empresas locales han de poder aprovechar la oportunidad de unas olimpiadas en Corea del Sur y Corea del Norte. Es fundamental el buen entendimiento entre todas las partes de la sociedad. Para ello, han creado la aplicación “Genie Talk”, una app oficial de traducción desarrollada por una firma de software local. La app funciona en dispositivos Android e iOS y puede traducir coreano, japonés, inglés, chino, español, francés, alemán, ruso y árabe. Increíblemente, el programa cuenta con una actualización que permite traducir el dialecto de la provincia donde se celebran los juegos, Gangwon. La tasa de reconocimiento de voz alcanza hasta el 98 % en coreano e incluye sus múltiples dialectos y nombres propios. La empresa asegura que su programa ofrece el servicio a través de un avanzado software de reconocimiento de voz que puede llegar a traducir el texto tecleado y el texto dentro de las imágenes. La aplicación estará disponible de forma gratuita para los usuarios de Android e iOS, pero tardará más tiempo en llegar a España, ya que por ahora sólo está disponible para los usuarios que accedan a sus respectivas stores en Corea del Sur.  Sin lugar a dudas, las Olimpiadas de invierno de 2018 serán recordadas como los Juegos Olímpicos más vinculados a la tecnología.

No obstante, llegados a este punto, nos podemos preguntar: ¿Las aplicaciones de traducción hacen la misma labor que un traductor? La respuesta es no. Vivimos en una sociedad multicultural y la función del traductor va evolucionando. Nuestra figura va más allá, somos intérpretes y tenemos la responsabilidad de conectar dos culturas. Los softwares de traducción nos permitirán comunicarnos en un momento concreto y en un terreno más personal, pero hasta el momento, no pueden interpretar el mensaje ni adecuarlo al receptor.