La importancia de un intérprete profesional en las negociaciones de las compañías

En el mundo de los negocios, hay situaciones en las que contratar a un intérprete presencial es imprescindible.

La elección del tipo de profesional dependerá del contexto y las características en que tenga lugar la situación comunicativa.

Situaciones más que habituales en el mundo de los negocios

1- La empresa organiza un evento internacional en el que se reúnen participantes de varios países. Los intérpretes simultáneos garantizarán que el evento, congreso, reunión o cualquier otro acontecimiento sea un éxito. Su labor será la de facilitar la comunicación y conseguir que las relaciones fluyan.

2- Se requiere la realización de cursos formativos de empleados impartidos por docentes de otro país. Una vez más, la figura del intérprete simultáneo será de vital importancia.

3- La semana que viene debemos visitar plantas de producción de delegaciones internacionales. Nuestro mejor aliado será un intérprete de enlace.

4- Cuando asistimos a ferias y exposiciones, queremos entablar relaciones con posibles empresas colaboradoras y aumentar nuestras ventas. La ayuda de un intérprete de feria eliminará las barreras lingüísticas con los empresarios y clientes de distintos países.

5- Asambleas, visitas guiadas, reuniones con socios de otros países; en todas estas situaciones comunicativas, las negociaciones pueden llegar a ser largas y         complejas. En estos casos, cuando los participantes de una reunión no hablan el mismo idioma, qué mejor que el servicio profesional de un intérprete de enlace o consecutivo que nos ayude a argumentar con claridad y contribuya a que la reunión transcurra de forma fluida.

 

Particularidades y profesionalidad de los intérpretes

En todas y cada una  de las situaciones descritas con anterioridad, la profesionalidad del intérprete, junto con sus cualidades, que van mucho más allá del conocimiento de los idiomas con los que trabaja, son las claves del éxito.

En el caso del intérprete de enlace, no solo debe dominar de forma impecable los idiomas con los que trabaja, sino que debe conocer ampliamente el ámbito y la terminología concretas, tener temple, ser flexible, capacidad de reacción y una excelente concentración.

Cuando nos referimos al intérprete de feria, nuevamente, además del conocimiento profundo de los idiomas con los que trabaja, debe conocer los productos y los servicios de la empresa a la que representa. En última instancia, tras la comunicación fluida, hay la intención de captar nuevos clientes.

En cuanto a la interpretación consecutiva, en la que el intérprete traduce lo que ha dicho el interlocutor al finalizar su discurso, la capacidad de escucha y de resumen están fuera de cualquier duda. Si bien este tipo de interpretación ha sido ampliamente sustituida por la interpretación simultánea, todavía se realizan congresos o actos locales en que se prefiere la figura del intérprete consecutivo.  ¿Por qué? Porque en formatos pequeños, el cliente busca la proximidad, percibir la profesionalidad. En este sentido, en ámbitos más institucionales, la figura del intérprete consecutivo (que solo puede equipararse a la del simultáneo) debe escenificar, actuar según dicta el protocolo, conocer la importancia de los representantes, ser capaz de rectificar incluso si el interlocutor comete algún error, es decir, controlar el acontecimiento que está traduciendo y llevarlo a la cima del éxito.

Del mismo modo, la interpretación susurrada o chuchotage (una modalidad de interpretación simultánea) en la que el intérprete está sentado en todo momento junto al cliente y le va susurrando al oído la traducción a su idioma, ofrece la posibilidad de sacar el máximo provecho de una reunión, visita o asistencia a pequeños seminarios sin que el resto de asistentes se sientan afectados por esta interpretación.

De todas las modalidades de interpretación, merece la pena hacer una mención especial a la interpretación simultánea, en la que el mensaje traducido es el actor principal y en la que no cabe el error por ser un producto inmediato, en directo. Esta simultaneidad solo es posible de la mano de grandes profesionales, con un dilatado itinerario en la materia; intérpretes con pasión por su trabajo y con una verdadera voluntad de comunicación.

En conclusión

Hoy en día, en un mundo cada vez más globalizado, valoramos la cercanía que nos confiere un mensaje en nuestro idioma. En el mundo de los negocios, queremos estar seguros de que nuestro producto se entiende y que somos capaces de transmitir su valor con toda rigurosidad. De ahí que la figura del intérprete sea una pieza clave en el desarrollo de nuestro negocio, por garantizar una comunicación fluida, inmediata, profesional y adaptada a todas las circunstancias de la empresa.