4 elementos clave para afrontar nuevos mercados

¿Son suficientemente multilingües las empresas de Cataluña?

"Cada año, miles de empresas europeas desaprovechan oportunidades comerciales y pierden contratos por no contar con competencias interculturales y conocimientos de idiomas"

Hay cuatro elementos de la gestión lingüística relacionados con unos resultados de explotación satisfactorios:

  1. Tener una estrategia lingüística.
  2. Responder en el idioma del cliente.
  3. Contractació lingüística competent.
  4. Utilizar facultativos en traducción e interpretación.

1-Estrategias de comunicación lingüística

Una planificación previa o unas normas que indiquen como actuar delante de las diferencias lingüísticas es un paso prioritario antes de afrontar nuevos mercados. Aunque según un estudio realizado por ELAN, solo el 37,8 % de las empresas disponen de una estrategia formal de comunicación.

2- Responder en el idioma del cliente es clave

Comunicaciones externas:

Responder en el idioma del cliente es el criterio compartido de casi la totalidad de las empresas. El catalán y el castellano son las lenguas más usadas en la región catalana en relación con los clientes y un poco más de la mitad de la documentación en el idioma del cliente. Aun así, todavía hay muchas empresas que actúan en el extranjero que no tienen su página web en inglés. Es clave ser consciente de que responder en el idioma del cliente es mucho más que un simple formalismo.

3-  El multilingüismo del personal

La capacitación lingüística:

Prácticamente la totalidad de las empresas afirman que cuentan con personal capacitado para emplear con soltura el catalán y castellano. Sin embargo, muchas empresas no cuentan con un registro de conocimientos lingüísticos del personal.

Parece que hay una confianza excesiva con la autosuficiencia del inglés como lengua franca internacional, mientras que los países anglófonos afirman que “English is not enough”.

4 -Uso de traductores:

Junto con el inglés, el francés y las demás lenguas comunes europeas, crece la demanda de traducción en las lenguas de los mercados emergentes. Hace falta poner atención a otras lenguas de los mercados principales (inglés, alemán, portugués, italiano, ruso, chino, japonés) y de los nuevos mercados emergentes, que pueden convertirse en un factor competitivo de gran importancia.

Nuevos mercados. Nuevas competencias lingüísticas y culturales.

Para comercializar en nuevos mercados hay que tener presente que estos exigen nuevas competencias lingüísticas y culturales. Además, es necesario formarse adecuadamente en cuanto a las cuestiones culturales internacionales.

“Es necesario sensibilizar a las empresas de la importancia de las competencias interculturales y facilitar formación en este campo, y no únicamente un servicio de traducción o interpretación”

Para más información puedes consultar en  www.aadimatiq.com.